Pyme obtiene luz eléctrica de las olas del mar

* El empresario e inventor mexicano Francisco Javier Carrión tiene hasta el momento 12 inventos patentados

* Una de sus muchas ventajas es que reduce al mínimo el impacto nocivo que el proceso produce al medio ambiente

Por Bárbara Amador

Aunque el proceso no es estrictamente nuevo, su invento sí y representa sin lugar a dudas, el avance más eficiente en el reto de convertir la energía implícita en el oleaje marino en luz eléctrica.

Entre sus muchas ventajas reduce al mínimo el impacto nocivo que el proceso produce al medio ambiente; ya que genera mejor la energía eléctrica y tiene una huella de impacto ambiental insignificante.

El modelo que hace posible obtener luz eléctrica del oleaje marino ya demostró su viabilidad en la Universidad de Nápoles, Italia, desde mayo de este año en que el modelo fue montado de manera experimental para que la Universidad certificara su eficiencia. El invento sí produce luz eléctrica.

Y tan lo hace que la empresa de Francisco Javier Carrión “Mareomotrices de Energías Renovables” tiene ya cuatro contratos con empresas mexicanas, a quienes abastecerá con su sistema 30 megawatts, equivalente, nos dice, al 15 por ciento de la energía que requiere el Gobierno del DF, incluyendo el funcionamiento del metro y el sistema de abastecimiento de agua que opera en la Capital.

Es decir; la empresa Pyme instala su modelo de generación de energía eléctrica en algún punto de las costas mexicanas, aporta la energía a la CFE y esa cantidad de luz eléctrica se abona a favor del consumo de las empresas que contrataron a Mareomotrices de Energía Renovables.

El trayecto de sus 12 inventos, diez de los cuales tienen que ver con Olas y la transformación de su energía en luz eléctrica, inició en 2008 junto con una compañía de Israel la que con el tiempo quiso salir beneficiada del asunto en una demanda que sigue en curso.

Decide entonces reiniciar solo sus investigaciones y mejoras del sistema en 2009. Retoma lo que al lado de los Israelíes consiguió avanzar incorporando en su modelo sistemas piezoeléctricas a base de cuarzo que con las deformaciones del oleaje generan voltaje. Un principio que le dará idea muy clara de lo que se trata remite a los tenis de los niños que cuando caminan generan energía que alimenta leds que se prenden.

Primero incorporó esos principios a bollas y posteriormente avanzó hasta un sistema de paneles que harían las veces de los tenis.

Pasó el sistema al Tec de Monterrey para que hicieran el desarrollo fino del proyecto y en 2011 se lo certificaron. Explicárselo técnicamente creo que no tiene sentido. Diríamos que las variaciones de los paneles derivados del oleaje generan energía que posteriormente se convierte en luz que puede alimentar el sistema de la CFE.

Olas de 30 centímetros de diferencia entre la cresta y la parte baja de la ola ya generan entre 5 y 6 kilowatts por cada 5 módulos instalados. Olas cuya diferencia entre su parte alta y la baja de 1.70 metros y 2 metros, que son recurrentes en ciertas partes de nuestras costas, ayudan a generar más electricidad.

La empresa atraviesa por un momento caprichoso ya que en Estados Unidos, República Dominicana, Colombia, Guatemala y Perú se interesan en cerrar contratos mientas que en México sólo 4 empresas han aceptado la oferta de servicio con sofisticadas cláusulas para proteger sus intereses.

Los sistemas para abastecer estos contratos tendrán que instalarse en febrero del 2014 para iniciar el abastecimiento en octubre del año entrante.

En el camino de su desarrollo tecnológico contactó a Francisco Javier la empresa Italiana Umbra, especializada en cuestiones aeroespaciales y una de las proveedoras de partes de avión para el Boeing 380, la que finalmente cerró una asociación con la empresa mexicana.

Las inversiones requeridas para satisfacer lo ya contratado en México demanda 60 millones de dólares y 40 millones más serán requeridos para abastecer lo que está a la vista por contratarse. Cada Megawatt exige inversiones por 2 millones de dólares.

El equipo tiene una duración estimada de 20 años, período en el que se requiere una renovación ligera que extiende la vida del sistema a 50 años. Desde luego que en ínterin algo más surgirá que permita extender por más años este modelo de generación de energía eléctrica.

La empresa tiene a la vista 4 líneas de financiamiento. La más pequeña es de 10 millones de dólares y la más grande, de mexicanos que tienen sus recursos en Suiza y presentan líneas de crédito hasta por 10 mil millones de dólares para abastecer todo el dinero necesario para iniciar la instalación del sistema en México ya de forma masiva. La línea de crédito más alta exige una participación accionaria importante de la empresa.

Las escolleras existentes hoy en México serían suficientes para generar hasta 2 mil megawatts para el territorio nacional.

Con los 10 mil kilómetros de litoral que tiene México pudiera generarse toda la energía eléctrica requerida para el país en 2050 sin requerir a la quema de carbón o el uso de diésel combustóleo.

FEHER_expansion_blanco-01

Contacto

General Pedro Antonio de Los Santos 60, Miguel Hidalgo, San Miguel Chapultepec II Sección, 11850 Ciudad de México, CDMX

55 5545 8289
info@feher.com.mx

Lunes a Jueves: 9:00 am - 6:00 pm
Viernes: 8:00 am - 3:00 pm

Feher & Feher 2017 © Todos los derechos reservados