Asesoría a inversionistas

A través del equipo de asesores de Feher & Feher Expansión, orientamos y acompañamos al inversionista desde el inicio del Proceso de Comercialización, para que de acuerdo a su perfil y el de la marca, definamos el concepto de su interés.

Alcances:

  1. Capacitar a las Empresas Franquiciantes en materia de administración de los contactos interesados en el concepto de negocio.
  2. Analizar el perfil del posible franquiciatario.
  3. Identificar giros del negocio y tipos de franquicia de acuerdo al perfil.
  4. Seleccionar la franquicia ideal.
  5. Acercar al inversionista potencial con la franquicia perfecta.

Preguntas Frecuentes

El costo de cada franquicia es distinto y esta calculado con referencia al giro del negocio, tamaño, posicionamiento, el retorno de inversión que promete y su comportamiento financiero.

La cuota inicial de franquicia es el pago efectuado a la firma del contrato y cubre los siguientes puntos:

  • Gastos generados en el proceso de selección, aprobación y contrato de la franquicia por parte de la marca franquiciante.
  • Copias de los manuales de operación (know-how) y demás documentos.
  • Cursos de introducción y capacitación.
  • Asistencia técnica en la remodelación y adecuación del local comercial.
  • Gastos legales realizados a la firma del contrato de franquicia.

Básicamente incluye lo relacionado a la construcción y remodelación del local, la renta del mismo durante la obra, el mobiliario, equipo y anuncios, inventarios iniciales, trámites legales, contratación de personal, publicidad pre-apertura y los gastos de inauguración.

Las regalías se pagan a fin de cubrir los gastos por la asistencia continua y la parte proporcional en tiempo y dinero que el franquiciante ha invertido en posicionar su marca.

El franquiciante cobra una cuota de publicidad con el fin de mantener e incrementar el posicionamiento de la marca a nivel institucional. Esto apoya de forma directa al esfuerzo efectuado por cada franquiciante y por ende al éxito de cada franquicia.

El formato de franquicias no sólo es una buena oportunidad que te permite ser tu propio jefe, encausar tu personalidad, energía y pasión en un negocio que es tuyo, hasta cierto punto. Implica también la seguridad y la ventaja de saber que detrás de la operación está siempre el respaldo de un organismo mucho mayor: el negocio del Franquiciante, con toda su experiencia.

Cuando intentamos crear una nueva empresa o comprarla, las opciones en el mercado son amplias, como las posibilidades de fallar. Porque en un negocio convencional hay diversos factores que escapan al control del inversionista: para empezar, no existe una persona o entidad que respalde la operación desde el principio, y por ello, tampoco hay un sistema que permita garantizar el manejo adecuado del negocio.

Otra de las posibles desventajas al comprar o abrir tu negocio, es que no contarás con obligaciones ni contratos donde se te indique qué está bien y qué no a la hora de operarlo y utilizar las marcas. Existirán, también, riesgos diversos, como la falta de previsión o el empuje de la competencia, que repercuten negativamente sin que se tenga la capacidad de enfrentarlos. Y quizás, tampoco contarás con apoyo externo que garantice la competitividad en un mercado cada vez más difícil.
En el sistema de franquicias, estos problemas se ven considerablemente minimizados, y el beneficio potencial se vuelve también mayor. Porque al ser franquiciatario, dueño de un negocio, entrarás al mundo empresarial, por lo cual, también tendrás que correr riesgos; pero tendrás la certidumbre de que cuentas con el respaldo permanente de tu Franquiciante para hacer frente a éstos y otros desafíos.

En un sistema de franquicias, al formar parte del grupo de franquiciatarios mantienes el control de tu propio negocio, con la capacidad de enfrentar el futuro y contar con los medios precisos para hacerlo. Está en tus manos seleccionar, evaluar, definir hacia dónde vas y a qué velocidad quieres hacerlo.

Además, tienes a tu disposición la experiencia de una empresa establecida, un sistema probado, un mercado definido, y lo más importante: el soporte necesario que el Franquiciante te brindará para operar perfectamente en todas las áreas que el negocio necesita.

Por otro lado, tienes la información de otros franquiciatarios que a la par pueden comentarte su sentir al formar parte de ese modelo de negocios. Todas estas experiencias positivas y negativas se traducirán en conocimiento para tu negocio.

La Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) señala desde hace un par de años, que al abrir un negocio, tienes el 60% de probabilidades de quebrarlo antes de llegar al tercer año de vida. Por su parte, el adquirir un modelo de franquicias, te da hasta 90% de posibilidades de continuar con él, después de cinco años de operarlo.

Independientemente, la duración promedio de un contrato de franquicias en el país es de 9 a 10 años prorrogables al final de la vida de los mismos, siempre y cuando se haya cumplido con las obligaciones estipuladas en el contrato.

Otra de las ventajas que existen ante la franquicia, es la capacitación y mejora de los procesos. Con un modelo de este tipo, recibirás los conocimientos necesarios antes de abrir tu unidad, durante la operación e incluso, después se te visitará periódicamente para cuidar que la unidad siga los lineamientos planteados desde el principio.

Dependiendo del modelo de franquicia solicitada. Idealmente, el Perfil del Franquiciatario establece que el Franquiciatario (en casi todos los casos) debe cubrir un mínimo de conocimiento sobre el negocio, aunque en otras ocasiones, pueden establecerse dos perfiles; el del Franquiciatario Operador y el Franquiciatario Inversionista.

El contrato de franquicia es la parte fundamental de la relación entre ambos y estipula las obligaciones y derechos de cada uno. Este contrato tiene una vigencia establecida conforme a la recuperación de la inversión total. A su vencimiento se evalúa el desempeño de ambas partes para decidir si se continúa con la relación comercial o no.

Previo a la firma del contrato es necesario recibir la Circular de Oferta de Franquicia (COF), el documento que contiene la información que, de acuerdo con el segundo párrafo del artículo 142 de la Ley de la Propiedad Industrial, indica que el franquiciante debe entregar a sus potenciales franquiciatarios con por lo menos 30 días hábiles de anticipación a la firma del contrato de franquicia. El contenido de este documento está definido en el artículo 65 del Reglamento de la Ley de la Propiedad Industrial.

También pueden ser entregados Convenios de Confidencialidad y Cartas Compromiso, además, se pueden entregar los primeros documentos de información de la franquicia, para que el franquiciatario comience con su capacitación.

Usualmente se entregan los siguientes:

  • Manuales de operación.
  • Proyecto de construcción, remodelación o adaptación.
  • Plano de zonificación.
  • Programa de capacitación y adiestramiento.